Sunday, October 3, 2010

¿Dogmatismo en el movimiento libertario?

En las últimas semanas y meses se me ha hecho cada vez más incómoda la postura de algunos de mis amigos libertarios en cuanto a algunas situaciones que, para mí, son evidentes y que ellos insisten en negar.

Esta incomodidad no cambia mi postura libertaria en lo absoluto; sigo pensando que el gobierno es un "mal necesario" y resiento cualquier intervención de las autoridades que afecta mis derechos y libertades. Lo que no quiero es tomar esa postura como un extremo dogmático y decir que el gobierno no debe intervenir en ninguna de mis actividades...

El tema que ha motivado la mencionada incomodidad es el del cambio climático. Cualquiera que esté sujeto a los derrumbes en las carreteras y otras consecuencias de estas continuas lluvias durante los últimos meses, que han trastornado completamente mis rutinas e interferido con mi amada libertad de locomoción (sin mencionar el costo en términos de sufrimiento humano), no ve mucho problema en aceptar el hecho de que experimentamos cambios en el clima. Más importante que el temporal, porque temporales hemos tenido en el pasado, es el cambio en los patrones de temperatura de los oceanos. La formación de tormentas tropicales al sur de las costas de México es algo inaudito. Y si nos vamos a buscar otras pruebas de cambio climáticos, podemos referirnos a los estudios de avanzada de las compañías petroleras, que ya están pensando en comenzar a explorar en el oceano Ártico, en vista del retroceso del casquete polar.

Así que, desde mi punto de vista, el querer negar el cambio climático, llámesele calentamiento global o como sea, es similar a la negación del Holocausto o del VIH como vector del SIDA. Sin embargo, organizaciones libertarias como el Cato Institute, rehusan aceptar el cambio climático y muchos de mis conocidos y amigos libertarios siguen esa corriente.

La preponderancia de la evidencia científica es a favor del cambio climático, con una fuerte probabilidad de que sea de origen antropogénico. Y me siento cómodo expresando esa postura sin ser admirador ni seguidor de don Al Gore.

Desafortunadamente, en el caso del cambio climático, no hay otro actor que los gobiernos para regular las actividades humanas que pudieran influenciar el aumento de los gases de invernadero. Pensar que el mercado va a resolver este problema y todos los demás y que las personas, de su libre voluntad, van a actuar en unísono para el bien común es similar a pensar que el comunismo funciona porque los humanos son tan bondadosos que todos van a trabajar aunque no se les pague porque "algunos necesitan de su ayuda".

Y todos sabemos que una de las causas del fracaso del comunismo fue la extremadamente baja productividad del sistema económico donde, en las palabras de los mismos afectados, "nosotros hacemos como que trabajamos y ellos hacen como que nos pagan".

El pretender dejar en las manos de la gente la realización de metas conducentes al bien común es una ilusión. En eso, tanto los libertarios como los objetivistas estarán de acuerdo conmigo, porque los seres humanos somos muy egoístas y actuamos únicamente en función de nuestros intereses particulares.

No se piense que yo también me estoy engañando pensando que los políticos que manejan el o los gobiernos son también benevolentes... ese es un problema adicional que tenemos que afrontar los votantes.


Share on Facebook

4 comments:

Edwin Augusto Méndez Lara said...

Hola mi amigo escéptico, un fuerte abrazo, oportuno tu artículo y bien planteado. Oportuno en la mención que haces que "algunos", aunque en la mente de muchos lectores quedó el sello de son todos "los libertarios", sin leer la aclaración de "algunos". El planeta desde su formación, según la teoría de la formación, sin creación, es que está en contínuo cambio, totalmente dinámico, nunca se detiene, esos cambios son apesar del inquilino más reciente, el hombre. El ser humano tiene algún efecto en el equilibrio del planeta, lo que no se a probado, a pesar de los ecohistéricos, es que la dinámica del cambio eterno del planeta y sus factores, no es producido por los "industriales capitalistas" y sus emisiones contaminantes arrojadas a la atmósfera. Es innegable los efectos por el daño producido cuando irresponsables contaminan rios, lagos, tierras, ecosistemas, etc., y eso lo hacen personas individuales, pobres y ricos, capitalistas y progresistas, empresarios y burócratas, y todo eso repercute en la calidad de vida del humano mismo, pero de eso a que el clima cambie por ajustes normales del planeta que repercute en desaparecimiento de algunos volcanes y surgimientos de otros, rios que desaparecen, rios que aparecen donde no existian, regiones donde antes casi no llovia, calor que aumenta, frios extremos, ¡Mm! eso es darle mucho mérito. Faltaría que los planetas "nuevos" están surgiendo culpa de los libertarios, o los industriales?

Zarek said...

Licenciado,

gracias por tu comentario. Yo insisto:

"La preponderancia de la evidencia científica es a favor del cambio climático, con una fuerte probabilidad de que sea de origen antropogénico. Y me siento cómodo expresando esa postura sin ser admirador ni seguidor de don Al Gore."

El ultimo De Paz said...

Gracias a ambos por aclararme la situación.
Tanto los ajustes normales del planeta, como el hombre han influido en los últimos acontecimientos del clima.
Son dos hechos que me parecen contundentes.
Es urgente tomar medidas para enfrentar la situación, quizá algunas medidas logren frenar la efectos, pero lo mas prudente es que empecemos a pensar como sobrevivir frente a este peligro inminente.
Mientras menos dejemos en manos del gobierno, mejor. Que de todos modos no servirá de nada, o muy poco, el esfuerzo que hagan. Solo podemos apelar al ingenio humano para enfrentar con creatividad esta situación. Y eso, inevitablemente deberá surgir del ámbito privado. Ya existen algunas propuestas donde se puede hacer negocio "ecológico", sin dañar los bolsillos de los contribuyentes.
Salud

Edwin Augusto Méndez Lara said...

Entiendo tu punto en éste artículo, sería interesante ponderar objetivamente ambas posturas, la postura antropongénica, en su mayoría sostenida con evidencias con sesgo ideológico, muy débiles, representan intereses claros de los burócratas ambientalistas que manipulan datos para llevar agua a su molino, tipo Al Gore y Cia. usado hasta en púlpitos con mensajes apocalipticos. Y la postura no antropogénica que objetivamente muestra los efectos de las acciones del humano viviendo en este planeta y los cambios que se dan nos guste o no, a pesar nuestro, quizá eventualmente podría suceder algún cataclismo en el proceso normal del dimamismo terráqueo que pasará factura a alguna parte de flora y (o) fauna o puede que no. Comparto un post que publiqué el 29 de marzo de 2009. Otra vez, abrazos amigo. http://delinteres.blogspot.com/2009/03/calentamiento-global-mentiras.html