Tuesday, August 11, 2009

¿Yo problemas con el papa?

Hace unos días me dijeron (ella me dijo que él dijo, esa clase de cosa) que un amigo pensaba que yo tenía problemas con el papa.

El comentario me dió risa pero pensándolo bien, es un asunto serio.

Probablemente este amigo vió mi artículo titulado "Condones para el papa" en el que yo criticaba las declaraciones que el papa dió en aquel desafortunado viaje al África. Y esto debe ilustrar la diferencia entre atacar las ideas y atacar a la persona.
Cuando se debaten ideas, se deben utilizar los argumentos para demostrar la falsedad o impropiedad de las ideas expresadas por la otra persona. El utilizar ataques personales (ad hominem) no es prueba de que las ideas estén equivocadas.

Por ejemplo, si alguien comenta sobre mi reciente nota sobre la columna de la Sra. Carrera diciendo que yo digo eso porque soy de la nobleza católica (como alguien comentó en el blog de otro compañero, aunque no sobre mí) ó reaccionario o empleado de una transnacional (porque aparentemente eso es malo) ó enemigo del pueblo, está atacando a mi persona, lanzando un ad hominem y no debatiendo si mis ideas son correctas o no. Cuando escribí sobre el artículo mencionado tuve cuidado de aclarar que mi ataque era a las ideas de la señora, no a ella personalmente.

En el caso del papa Ratzinger, en realidad, él me inspira simpatía. Joseph Ratzinger es un hombre que se ha visto arrojado a una situación difícil para la que no era la persona mejor equipada. Mientras el anterior papa, Karol Wojtyla, pulió sus habilidades dipolomáticas combatiendo al comunismo, el papa Ratzinger es un académico, que estaría feliz y en su elemento en una universidad o escribiendo tratados teológicos sobre la doctrina de la iglesia católica.Ser el principal portavoz de la iglesia lo ha puesto en la mirilla y su tendencia a expresar de frente y sin mayor contemplación la postura dogmática católica, lo ha metido en problemas como el que ocasionó mi crítica anterior.

Así que probar que una idea es equivocada a través de un ataque personal es lo que se conoce como una falacia ad hominem.
Yo no tengo problema con el papa Ratzinger, personalmente. Tengo problema con sus ideas.




Share on Facebook

2 comments:

chapintocables said...

El problema no es con la persona, es con su propuesta.

pedro said...

Me parece que debe diferenciarse en la comunicacion el hecho de expresarse sobre un tema o el que en realidad sea un ataque personal, desde luego que no es lo mismo pero tendemos a equivocarnos. Podemos sentir respeto hacia algun personaje pero no estar de acuerdo con sus ideas o ponencias.