Thursday, April 2, 2009

Condones para el papa


He estado siguiendo con interés las variadas reacciones que se han producido sobre las desafortunadas declaraciones del Papa Ratzinger en su reciente visita a Camerún. En términos generales, el rechazo a sus declaraciones ha sido avasallador.
Richard Dawkins, reconocido militante ateísta, dijo en declaraciones al Daily Mail: "El papa es estúpido, ignorante o simplemente tonto. Si la gente toma sus palabras en serio, será responsable por la muerte de miles, posiblemente millones de personas."
(Dawkins se ha hecho muy conocido desde la publicación de su libro "The God Delusion" ("El espejismo de Dios", traducción libre de ECE) y recientemente recaudó 140,000 libras esterlinas para una campaña en la que colocó rótulos en los famosos buses londinenses con la leyenda: "Probablemente no hay ningún Dios. Ya deje de preocuparse y disfrute de la vida.")
Los gobiernos de Alemania, Francia y Bélgica emitieron comunicados condenando las declaraciones del Papa. Julio Montaner, presidente de la International AIDS Society indicó que el comentario era "irresponsable y peligroso". Hasta el Vaticano ingresó a la debacle, con las declaraciones de su vocero, el padre Federico Lombardi quien dijo que el Papa en realidad había dicho que "había un riesgo de que los condones exacerbaran el problema..." A nivel local, el amigo Luisfi publicó en su blog Carpe Diem una nota sobre las declaraciones del Papa, indicando su derecho a defender la doctrina de la iglesia, en este y otros asuntos.
El comentario más devastador hasta el momento provino de la prestigiosa publicación médica "The Lancet" en su editorial del día 28 de marzo donde indicó que "el papa ha públicamente distorsionado evidencia científica para promover la doctrina Católica en este caso". "The Lancet" publicó comentarios sobre este tema los días 13, 28 y 29 de marzo.
Mi comentario al respecto es que, si bien el Papa Ratzinger hace bien en ser fiel a sus principios y seguir la línea trazada por la iglesia por más de un milenio y medio, no es menos cierto que no tiene ni la mitad de las habilidades diplomáticas y el don de gentes de su predecesor. Este tipo de declaraciones desafortunadas no hacen más que desalentar a los pocos fieles que le quedan a la iglesia Católica.
Al menos, algunos de nosotros nos hemos entretenido y divertido con el asunto, ya que no tenemos mucho interés en seguir el camino dogmático trazado por el Papa Ratzinger. Recién me uní a un grupo en Facebook que se llama "Condones para el papa" ("Condoms for the pope") y que invita a los miembros a enviar un condón al Papa, ya sea una foto vía e-mail a su correo electrónico (benedictxvi@vatican.va) ó una muestra del artículo real por correo a su dirección postal: His Holiness Pope Benedict XVI, Apostolic Palace 00120, Via del Pellegrino, Citta del Vaticano.
Yo ya mandé el mío. ¿Y usted, se anima?

4 comments:

Edwin Méndez said...

¡Te vamos a excomulgar!

Edwin Méndez said...

¡Judío! !Por tu culpa hay temblores¡

!Pedíle perdón al Papa¡

Zarek said...

Señales del cielo... hay que usar condón porque si no, tiembla...

El ultimo De Paz said...

No has investigado si hay condones para la lengua.
Asi le ponemos uno al papa para que sus palabras ya no tengan consecuencias indeseadas.
O por lo menos se oiría jajanano, igual a aquel que te conté y que lo manda la mujer, y que ya nadie le hace caso...